O Opinión

CR7 el goleador del Madrid

No venía jugando bien, eso es normal en cualquier jugador de fútbol de la categoría que sea, no se puede siempre, pero el bajo rendimiento del portugués se siente en el Real Madrid.

De la misma forma que Messi incide en el juego del Barcelona, él lo hace en los merengues.  Este fin de semana se despachó con cuatro goles y pasó a encabezar el pichichi español y es líder de la bota de oro.


Es un jugador diferente en todo sentido, que hermoso hubiera sido para este juego que hubiera existido la posibilidad de que ambos genios formaran parte del mismo equipo, pero el destino los puso en veredas opuestas.


CR7 tiene conciencia del valor de su aporte y por eso es uno de los deportistas mejor pagados del mundo, de por si el volumen de dinero que le ingresa es directamente proporcional a su respuesta por el trabajo, para ser claro vale lo que le pagan.


Si pensamos que lo que ha recibido en metálico alcanza para mantener cuatro generaciones de sus descendientes podríamos pensar que en algún momento pudiera decir basta y retirarse, pero estoy seguro que eso no le pasa por la cabeza.


Al igual que otros genios sus actuaciones vienen acompañadas por la pasión.  No pasa desapercibido, ni dentro ni fuera de la cancha.  Esa virtud es la que lo hace diferente.  Como las grandes estrellas de la ficción, el futbolista está expuesto a ser aceptado o no en su quehacer y esa función la cumple de maravillas.  Su figura engalana la pantalla chica semana a semana, porque al igual que los grandes actores, Cristiano Ronaldo brilla, tiene esa magia que solo tienen los iluminados.


Todos los que lo vivimos, unos por trabajo, como es mi caso, otros por el placer de disfrutar en vivo y directo la magia del fútbol, sabemos distinguir esa clase a la que estoy haciendo referencia.  Me cuesta decir que a mi entender Messi es insuperable, pero no opaca al portugués, piensen esto: ¿qué habría pasado si hubieran jugado juntos?


Tiene la virtud que nos gusta a todos, la clave de este deporte, es ganador, no concibe la derrota y se le nota.  Quizás por eso fue que cuando terminó el partido con el Atlético Madrid se desahogó responsabilizando a sus compañeros, algo que no gustó pero que es fácil de entender.  El capitán Ramos salió a bajar los niveles de la polémica, para evitar problemas mayores pero al mismo tiempo preservar con conciencia al mejor del Madrid para que su influencia se mantuviera intacta.


Evidentemente los días siguientes, ante la prensa, hubo otro Cristiano Ronaldo por una razón que hace al fútbol, el dolor por perder jamás dura más de una semana "porque en este juego hay revancha" que llega como le llegó al muchacho de Madeira.  Cuatro goles contra el Celta y la alegría del que sabe que ha cumplido.


No hay ningún motivo para compararlo con Messi, en el campo de juego cumplen distintas funciones, porque coinciden en algo, esa vocación infinita por convertir goles que al final de cuentas es lo que vale.


Jorge Rowinsky

GolTV LatinoAmérica

Programación
[email protected]

Ventas Afiliadas
[email protected]