O Opinión

Tévez, el verdadero jugador del pueblo

Dicen que siempre se vuelve al primer amor y Carlos Tévez dio prueba de ello.

Volvió Carlitos

Desde que tuvo que dejar Boca Juniors, "Carlitos" avisó que regresaría, que cerraría su carrera profesional luciendo la azul y oro de su corazón y, como era de esperar, cumplió.  Algunos saltarán velozmente a decir que ya se llenó los bolsillos, que desde lo económico está hecho y entonces su cabeza tiene espacio para otros asuntos.  Probablemente tengan razón.  Pero a diferencia de la mayoría de los seres humanos, Tévez resignó dinero porque llegó al punto de saber que hay cosas que la plata no puede alcanzar.


Ocurrió algo inédito, algo que había visto solo una vez en mi vida.  Cuando el Napoli de Italia presentó a Diego Maradona, el San Paolo estaba repleto.  Era el día en el que se le daba la bienvenida a alguien que acarreaba todos los dotes de potencial ídolo.  Era para una presentación, no para un partido de despedida.


Con Tévez y la gente de Boca y La Bombonera, pasó lo mismo.  El estadio del Xeneize se completó para decirle "Hola", "Gracias por volver", "Te amamos", lo que sea que los hinchas buscaban expresar.  Es cierto que, a diferencia de Diego con Napoli, Tévez ya tiene un pasado en Boca Juniors.  Pero la situación fue similar, porque no era el partido despedida del Apache, era el retorno.


Tévez, luego de una temporada magnífica para él y para la Juventus, tenía ofertas de varios clubes del Viejo Continente.  A todas, en Europa, les respondió que no y les dio el motivo.  Boca fue siempre su meta y ahora aguarda, casi con desesperación, que transcurran los minutos hasta el sábado próximo cuando le toque saltar al terreno de juego para enfrentar a Quilmes.  Entonces las palabras quedarán en un segundo plano y se le dará paso a lo futbolístico, algo que no le preocupa –en absoluto- a los hinchas porque el propio Tévez manifestó que está en el mejor momento de su carrera.


Este chico, devenido en hombre, no es el mismo que se fue hace once años con la valija tan repleta de ilusiones como de temores e incertidumbre.  Este "Carlitos" (su uniforme dice eso debajo del número) regresó para ser líder, para dar el ejemplo, para mostrar el camino a sus nuevos compañeros.  Su simpleza, su frescura, su carisma, lo catapultan velozmente a ello.


Aunque a los amantes de Messi les duela, no hay ningún futbolista argentino, alrededor del planeta, en actividad, que sea tan querido como Tévez.  Por eso es que digo que Carlos es el verdadero jugador del pueblo.

GolTV LatinoAmérica

Programación
[email protected]

Ventas Afiliadas
[email protected]