O Opinión

Messi: El humano...

Perder la Final de Copa América no lo hace menos futbolista a Leo Messi.

 

El problema es del resto, compatriotas o no, periodistas o no, que le exigen que haga lo que no puede y sea lo que no és.  Para mí hoy sigue siendo el mejor del mundo de este fútbol actual.  El problema no es Messi, el problema es aquel que espera que Messi le calme sus frustraciones, que lo saque de perdedor.  Y eso no es justo.  Los infames que lo insultan, que lo menoscaban y que le echan la culpa de todo a Messi deberían saber que nunca y escuchen bien (lean) NUNCA el mejor del mundo ganó un título por sí solo.

 

Pelé estuvo rodeado de brillantes futbolistas en un fútbol muy diferente.  De otra velocidad.  Pelé fue campeón sin jugar en Chile '62 porque Brasil, aquel Brasil podía darse ese lujo, no lo necesitaba y en México '70 descolló en medio de un ballet.  Hoy con Neymar a Brasil no le alcanza.  Y está claro que Neymar es un crack pero no es Messi.

 

Diego fue campeón en México '86 pero no olviden que más allá de todo lo que hizo, que fue excelso, estuvo rodeado de algo más que buenos futbolistas y cobijado por un sistema.  Jugadores que ponían lo que hay que poner en una final, si no, con el 10 solo no alcanzaba.  El más claro ejemplo fue Jorge Burruchaga, de quien muy pocos se acuerdan a pesar de que si no se mandaba el carrerón que hizo y ponía el 3-2 ante Alemania, hoy Diego tendría cero Copas.  Claro que si aquello terminaba 2-2 y luego se perdía por los penales, la culpa no hubiera sido Diego.

 

Es hora de terminar de pensar que Messi es el todopoderoso del fútbol y de que solo, tiene que ser capáz de ganar una Copa del Mundo o Copa América con la Selección Argentina.  Y sobretodo decir que es Dios como lo ha hecho su compañero de equipo en el Barcelona, Gerard Piqué.  ¿A quien quiere engañar?  No existen los dioses en el fútbol si no hay discipulos que lo eleven, que lo sostengan, especialmente en la Última Cena.  La del bríndis, la de la Copa.

 

Piqué no le hace ningún favor a Messi con decirle Dios.  Lo dice porque, seguramente y no dudo, que lo quiere como amigo y sabe lo que sufre como persona por no poder lograr lo que tanto sueña, un título internacional con la Argentina.  Además lo dice porque no es del Real Madrid, tampoco de eso tengo dudas.  Está claro que no puede agradecerle al cantante colombiano KR: ''gracias... contigo empezó todo''.  Hubiera sido mejor que se callara la boca como alguna vez su Rey le exigió a un ya difunto presidente venezolano.

  

Tampoco a Diego le hicieron un favor aquellos aduladores, amigotes y cholulos de halago fácil que luego lo desplumaron cada vez que pudieron de alguna forma u otra.  Hacerle creer a alguien, o intentarlo, que es más importante que el mundo mismo, es el peor consuelo que se le puede dar.  Y la bajeza mayor cuando realmente sabés que no es cierto.  Que es imposible.  Y todos sabemos que Messi es un ser humano.  Un eximio futbolista.  Que como él, hoy, no hay dos.  Y no deja de ser un pibe que solo quiere jugar al fútbol y lo mejor posible cuando se viste con la albiceleste.  También es cierto que esa angustia y obligación implícita le gana al crack Messi desde la cabeza y le ata los pies.  Pero no hay que olvidar que él, como jugador de equipo necesita otro acompañmiento en los momentos dificiles y la Argentina, desde el banco y sus acompañantes en el campo tampoco estuvieron a la altura de las circunstancias.  Y no valen las excusas que fue penal contra Rojo, que debió haber sido expulsado Medel por el patadón al pecho de Messi.  Las finales hay que jugarlas con la cabeza y sobre todo con el corazón.  El resto es parafernalia y carroña de los detractores o amigos de ocasión.

 

.

GolTV LatinoAmérica

Programación
[email protected]

Ventas Afiliadas
[email protected]