O Opinión

Argentina Colombia. Emocionante hasta el último segundo.

Para una aproximación al análisis de este partido iré al minuto 66, primera pelota que ataja Romero, única jugada de riesgo para Argentina, hasta ese momento el portero albiceleste era un espectador de lujo.

Ahora vuelvo atrás, 23 minutos Pekerman saca a Teo Gutiérrez, uno de sus  delanteros netos, Jackson Martínez quedó de navegante solitario en un espacio donde nunca llegó tener contacto con el balón (James Rodríguez se sumaba al esfuerzo defensivo), entra Edwin Cardona para reforzar aún más el medio campo poblado de piernas colombianos. No había dos interpretaciones, Colombia renuncia al ataque y no ensaya  el contragolpe. Argentina se esfuerza en ganar. Marco estos dos momentos porque nos permiten entender cómo se desarrolla tácticamente el juego.

 

Argentina con la iniciativa, dueños del balón, Pastore, buena compañía de Messi en el primer tiempo, por momentos parecía compartir la batuta, acompañaba un irregular De María y con menos peso Agüero, Argentina atacaba y Colombia defendía. Esta fue la característica, como si Pekerman apostaba todo al empate, aceptando que su rival era superior. Sin embargo hay algo que destacar, si bien no gusta este juego ultradefensivo, funcionó. La misión era cortar el circuito Messi y compañeros, tratando que la pelota no le llegara con comodidad  y por las dudas marcar con todo (cuatro tarjetas amarillas para los colombianos en el primer tiempo) y contar con un arquero fenomenal, Ospina fue gran figura. Para destacar. es protagonista  de una doble atajada memorable, desborde de Pastore por la derecha, pase a Agüero, remata, la pierna del portero impide, la bola se eleva y Messi cabecea y en forma increíble el arquero saca al córner. Pareció un vaticinio, sería muy difícil convertir un gol, cosa que pasó a pesar del esfuerzo del ataque argentino.

En el segundo tiempo mejora Colombia, sale Jackson Martínez y entra Falcao. Pekerman apunta a que el goleador resuelva el partido, cosa que no hizo, aunque parecía que juego se nivelaba.  Martino demora cambios que eran cantados, ya Pastore no incidía y Messi se batía en solitario para llegar al arco rival, entra Banegas, un primer disparo que roza el travesaño, luego asiste a un recién ingresado Tévez que se mete en profundidad, pelota que pasa por encima del cuerpo de Ospina  y casi viene el ansiado gol,  que otra vez se niega.

Cuando el árbitro mexicano da por terminado el partido el destino quedó en los disparos desde el punto penal.

Ganó Argentina, no creo en los merecimientos, aunque si por puntos se definieran, como en el boxeo, los partidos el veredicto final hubiese sido por decisión unánime a favor de la albiceleste.

 Espero sus comentarios.

Jorge Rowinsky. 

GolTV LatinoAmérica

Programación
[email protected]

Ventas Afiliadas
[email protected]