O Opinión

El fútbol sigue vivo

En medio de la crisis más grande de la larga historia de la FIFA se está disputando el campeonato mundial Sub 20 en Nueva Zelanda y en horas el campeonato mundial femenino en Canadá y unas horas más la Copa América, la que conocemos como Chile 2015, por ser ese país el anfitrión.

 

El mayor evento futbolístico del continente es organizado por la COMEBOL; que junto a la CONCACAF están siendo investigadas a fondo por el FBI, con muchos de sus dirigentes presos en Suiza, con el peligro cierto de ser extraditados a los EEUU, en donde seguramente serán juzgados por los delitos que se les acusa.

 

Sin embargo las tres copas se jugarán.  Habrá ceremonia de apertura y también un país será proclamado campeón en una ceremonia de clausura, es decir todo sigue como está.

 

Pero sabemos muy bien que no es así.  Se tambalearon los cimientos de la organización del fútbol en todo el planeta, de tal forma que nadie se anima a predecir de qué forma terminará esta historia... que supongo tendrá fin, aunque no se sabe cómo.

 

En el correr de los próximos días estaré atento a todo lo que suceda en Chile y desde esta columna iré desmenuzando desde mi punto de vista los acontecimientos deportivos y de los otros que engalanarán esta fiesta.

 

Santiago de Chile, Valparaíso, Viña del Mar, Rancagua, Concepción, Temuco, La Serena y Antofagasta serán las ciudades que gozarán del privilegio de ser sedes para los partidos.

 

Los diez seleccionados de los países de América del Sur - Argentina, Bolivia, Brasil, Chile, Colombia, Ecuador, Paraguay, Perú, Uruguay y Venezuela - con dos invitados, México y Jamaica, en tres series de cuatro equipos, serán los encargados de protagonizar esta historia.

 

Para mi este evento es el de mayor nivel después del Campeonato Mundial.  Hay varias razones para aseverar esto, como ya lo hizo Diego Pessolano, y ponerlo por encima de la Eurocopa.

 

Pongamos nombres: Messi, Mascherano, De María, Tévez, Agüero, Neymar, David Luiz, Thiago Silva, Marcelo, Claudio Bravo, Alexis Sánchez, Arturo Vidal, Cavani, Godín, José María Giménez, Ospina, Falcao, James Rodríguez Bacca y puedo seguir porque es una constelación.  Falta solo uno, Luis Suárez, por una sanción exagerada de la cuestionada FIFA, por una falta cometida en el partido del último mundial.

 

Si habláramos de valores, hoy se estila mucho decir cuánto vale un jugador, estaríamos hablando de US$2.100 millones, una cifra impresionante.

 

Por lo tanto no me parece un disparate darle el valor que le doy a  la Copa América.  A pesar de la crisis que ha hecho tambalear al fútbol organizado, este deporte continúa vivo y la razón es clara, una cosa son los dirigentes y otra distinta son los jugadores y el público que los acompaña.  El Fútbol está por encima de los honorables dirigentes de la FIFA y sus federaciones asociadas.

 

A vivir con pasión la Copa América.

 

 

.

GolTV LatinoAmérica

Programación
[email protected]

Ventas Afiliadas
[email protected]