El Tigre ruge para espantar la derrota y enfila a Colombia hacia Catar

Un zarpazo, solo uno le bastó al 'Tigre' Falcao para salvar la segunda fecha de Colombia en el premundial sudamericano. La orquesta del portugués Carlos Queiroz maravilló frente a Venezuela y se valió de la ejecución precisa de su máximo y veterano artillero para no desentonar ante Chile.

La selección cafetera se quedó con cuatro puntos en sus dos primeras salidas, tras golear a la vinotinto en casa (3-0) y empatar 2-2 en su visita a la Roja.

Con esos resultados, se ubicó en la tercera casilla de la clasificación sudamericana, detrás de Argentina y el líder Brasil, que obtuvieron puntaje perfecto en sus dos primeras salidas.

El equipo que dirige Queiroz necesitó apenas del primer tiempo para vencer a Venezuela, pero con los chilenos debió estirar los minutos para no ceder una derrota de visitante que hubiera aguado lo hecho en el debut.

Cuando la noche caía para los colombianos en Santiago, cuando su juego deslucía, el técnico soltó al viejo Tigre de 34 años para que espantara la derrota.

Colombia no encontraba ni en James Rodríguez, ni en Juan Cuadrado ni tampoco en Duván Zapata la fórmula redentora.

Pero entonces apareció el incombustible Falcao García, a quien Queiroz relegó al banquillo en el inicio de estas eliminatorias, para lanzar la garra salvadora y empatar, en el descuento, el partido que Colombia perdía desde el primer tiempo.

Fue apenas un toque sutil de derecha en un bosque de piernas; una jugada afortunada que a Colombia le permitió arañar un punto frente a un rival directo y a Falcao aumentar su leyenda con la camiseta de su país.

"Como siempre, Falcao tiene el gol cuando más se necesita", resumió el comentarista Hernán Pélaez.

El ariete completó 13 anotaciones en partidos por la eliminatoria mundialista y es el histórico goleador de los 'cafeteros' en esta competición. "Fuimos un equipo valiente, que siguió adelante a pesar de la adversidad", se felicitó el 'Tigre' tras el compromiso en Chile.

- Un estoico -

Dice el refrán que perro viejo late echado, y Falcao es una fiera herida por el infortunio que ya ve cercano su retiro, pero que sigue siendo vital para las aspiraciones de Colombia de disputar su quinto mundial.

El jugador del Galatasaray turco no es solo el goleador, también el capitán alterno, el referente sereno de un equipo que mezcla experiencia con innovación. Cuando los otros fallan, él acierta.

Asumió sin replicar la suplencia tras perderse parte del ciclo iniciado por Queiroz en febrero de 2019 por las lesiones.

Sobre él coincide la prensa: es un deportista ejemplar, es el bueno del fútbol cafetero.

"Ha transitado por momentos de gloria y pruebas que parecían insuperables. Siempre con la mejor actitud, incluso comenzando desde el banco, sin mala cara, ni quejas y cuando es su momento ahí está", escribió en Twitter el periodista Felix de Bedout.

Después de haber superado la primera fecha, Colombia deberá mantener el ritmo ante Uruguay, en Barranquilla, y Ecuador, en Quito, en la segunda tanda de las que Queiroz considera las eliminatorias más difíciles del planeta.

El técnico tiene hasta noviembre para pensar quizá en un equipo más regular que el de los dos primeros juegos, una selección de dos tiempos que le haga mirar con más confianza la estrella que guía a Catar.

Pero, entretanto, podrá dormir tranquilo porque cuenta con un James enchufado en el Everton inglés, y al tridente del calcio, Zapata, Luis Muriel (Atalanta) y Cuadrado (Juventus), en buena forma y a un Jefferson Lerma (Bournemouth) en alza.

Y a un 'Tigre' viejo pero letal.

vel/ol

GolTV LatinoAmérica

Programación
[email protected]

Ventas Afiliadas
[email protected]