El Nápoles frena al Barcelona en el templo de Maradona

El Nápoles sujetó este martes al Barcelona para acabar empatando 1-1 en la ida de los octavos de final de la Liga de Campeones, con lo que la eliminatoria se decidirá el 18 de marzo en el Camp Nou.

El belga Dries Mertens abrió el marcador de disparo por la escuadra (30), antes de que Antoine Griezmann equilibrara (57) en el estadio de San Paolo en un partido que el Barça acabó con diez por la expulsión de Arturo Vidal por doble amonestación (88).

"Al final es un empate, que es un buen resultado teniendo en cuenta que tenemos otro partido en casa", dijo el técnico del Barça, Quique Setién, tras el partido.

"El Barcelona tuvo problemas porque fuimos muy cuidadosos. Lo hicimos bien como equipo, jugando juntos, sólo cometimos un error", aseguró, por su parte, el técnico del Nápoles, Gennaro Gattuso.

El equipo azulgrana llevó la batuta en un partido que se aceleró en el segundo tiempo, pero se estrelló una y otra vez en el muro levantado por los locales, que renunciaron al balón y esperaban al rival atrás.

En la primera parte, un disparo alto de Leo Messi desde la frontal (9) fue lo único que pudo hacer el equipo azulgrana.

- Mertens golpea primero -

El astro argentino, que pisaba por primera vez el templo de Diego Maradona en Italia, estuvo siempre muy vigilado por los rivales.

El técnico Gennaro Gattuso había advertido la víspera que intentarían enjaular a Messi y a ellos se aplicaron sus jugadores.

El Barça se estrelló una y otra vez en la maraña defensiva del Nápoles, que esperaba tranquilamente el momento de salir al contraataque.

A la media hora, en una rápida salida, Piotr Zielinski le robó el balón a Junior Firpo en la derecha para acabar poniendo un pase al otro, donde llegó Mertens.

El belga se colocó el balón y soltó un disparo desde la frontal que se coló por la escuadra de Marc André Ter Stegen (30).

El goleador tendría que retirarse en el 53 lesionado sustituido por Arkadiusz Milik.

El gol no cambió el dibujo del encuentro volviendo el Nápoles a esperar atrás a su rival, que siguió tocando, pero sin ideas claras para llegar a la portería contraria.

Tras la pausa, el Barcelona dio un punto de velocidad a su circulación, que tuvo pronto su premio.

- 'Cuestión de paciencia' -

Semedo sorprendió por la derecha para poner un balón al área para la llegada de Antoine Griezmann, que a bocajarro puso el 1-1 en el marcador (57).

"Sabíamos que era una cuestión de paciencia, al final, insistes tanto que encuentras los espacios", afirmó Setién.

El gol animó al Barça, pero no desarboló al Nápoles que siguió cerrando las llegadas visitantes y también pudo haber ampliado su ventaja, pero se topó con Ter Stegen.

El arquero alemán se echó al suelo para rechazar un disparo cruzado de Lorenzo Insigne (61), para luego ganarle un mano a mano a José Callejón, que se había quedado solo ante el portero (63).

Estas dos claras ocasiones parecieron animar al Nápoles que se atrevió a defender y presionar más arriba la salida del juego del Barça.

Con un marcador a priori favorable de cara a partido de vuelta, el Barça trató de calmar el encuentro, mientras el Nápoles tomaba más riesgos en busca de un gol que le permitiera viajar en ventaja a Barcelona dentro de tres semanas.

El partido se deshizo en los últimos diez minutos con idas y venidas continuas, pero el marcador ya no se movería, aunque el Barcelona acabaría con diez por Arturo Vidal tras recibir una doble amonestación (88) con lo que no podrá jugar el partido de vuelta, en la que tampoco estará Sergio Busquets, por acumulación de amonestaciones.

GolTV LatinoAmérica

Programación
[email protected]

Ventas Afiliadas
[email protected]