En el pulso con el Manchester City, el 'fair-play' financiero también se la juega

El Manchester City se juega buena parte de su futuro frente al Real Madrid, pero también fuera de las canchas: apelando ante el Tribunal Arbitral del Deporte (TAS) su exclusión de las Copas de Europa por dos años, el club amenaza con hacer tambalear el 'fair play' financiero y a todo el fútbol europeo.

"Si el TAS absuelve al City o le declara no culpable jurídicamente, es el final del 'fair-play' tal como está", resumió el economista del deporte Pierre Rondeau en la emisora francesa BFM, poco después del anuncio de la sanción impuesta por la UEFA al club inglés.

Sancionando a uno de los clubes más ricos y poderosos de Europa, atacándole allá donde más daño le puede hacer (exclusión de las competiciones continentales), la "UEFA afirma su autoridad", añadió este experto.

Más allá del cierre del escaparate que supone el Manchester City como vehículo para mejorar la imagen y la influencia de sus propietarios emiratís, una confirmación de la sanción podría provocar numerosas reacciones en cadena.

- Cruzada contra la UEFA -

Pese a que muchos aún tienen contratos largos con el club, las estrellas del equipo (Raheem Sterling, Kevin de Bruyne, Riyad Mahrez, por citar algunos de ellos) difícilmente sacrificarán dos años de sus carreras deportivas, con la pérdida de exposición que supone no disputar competiciones europeas.

El futuro del técnico Pep Guardiola, más allá del año que le queda de contrato y que piensa cumplir, con sanción o sin ella, también quedaría en el aire, pese a que el entrenador catalán ya manifestó su deseo de seguir: "Si no me echan, me quedaré aquí al 100%", dijo al conocerse la decisión de la UEFA.

Pero la ausencia de la escena europea podría suponer para el club de Mánchester pérdidas financieras superiores a los 100 millones de euros anuales, lo que repercutiría sin duda en el tren de vida de la entidad, que el miércoles se enfrenta al Real Madrid en la ida de los octavos de final de la Liga de Campeones.

Reacción de animal herido o exceso de confianza, el City ha multiplicado sus declaraciones desafiantes con respecto al 'fair-play' financiero y a los investigadores de la UEFA.

Su director ejecutivo Ferran Soriano ha llegado a denunciar que la sanción fue fruto de "un proceso más político" que judicial.

El origen del proceso fue la filtración de correos electrónicos internos que dejaban intuir que los ingresos por patrocinio fueron ampliamente sobrevalorados para camuflar las inyecciones de fondos por el propietario, el jeque Mansour bin-Zayed al-Nahyan, una práctica contraria a los reglamentos de la UEFA.

Para la confederación europea, perder por razones técnicas o procesales sería un gran golpe, que se añadiría al revés ya sufrido por semejantes motivos en el proceso que llevó a cabo contra el París SG.

Y el Manchester City tendría la tentación de ir más allá aún e iniciar una especie de cruzada contra el 'fair-play' financiero (FPF).

- La ley Bosman en la memoria -

Ante el TAS, una fuente cercana al club afirmó al Financial Times que el objetivo de la apelación "no es obtener una reducción de la sanción", sino ir "al fondo del caso" en un órgano judicial "independiente" y que "parta de cero". "Pensamos ganar" el caso, añadió convencido esta fuente.

Si el club convence al TAS contra el principio del FPF, su decisión podría tener consecuencias tan grandes como las que tuvo la 'ley Bosman', que liberalizó la circulación de jugadores en Europa.

"Si el Manchester City defiende que el FPF es contrario a la competencia y que el TAS está de acuerdo con ello, la UEFA tendrá importantes problemas estructurales" a resolver, estimó el jurista Daniel Geey en el diario económico británico.

"La UEFA debe tratar de ganar porque si no lo hace, o si (su decisión) es atenuada de una manera u otra, sería todo su posicionamiento sobre el FPF lo que quedaría debilitado", declaró por su parte Simon Chadwick, director del Centro para la Industria Deportiva Euro-Asiática, interrogado por la agencia británica PA.

Este experto advirtió que la UEFA tiene ante sí un enemigo de talla: "Gobierno orientales, fondos de inversión estadounidenses (la sociedad Silver Lake adquirió a finales de noviembre el 10% del capital del City por 461 M EUR) y algunas de las personas más avispadas y talentosas del mundo del fútbol".

GolTV LatinoAmérica

Programación
[email protected]

Ventas Afiliadas
[email protected]