Ante su Colombia, Rueda pone a prueba el proyecto chileno

Colombia puede ser el verdugo de uno de sus hijos. Reinaldo Rueda continúa el viernes ante los cafeteros el camino hacia un posible tricampeonato de Chile en la Copa América, pero un revés en Brasil podría comprometer su proyecto en La Roja.

Contratado para encauzar las aguas y liderar un recambio generacional luego del naufragio en las eliminatorias al Mundial de Rusia-2018, el entrenador colombiano se ha encontrado con un ambiente hostil en tierras australes por sus magros resultados en los juegos preparatorios.

Desde que asumió la dirección La Roja, en enero de 2018, ha disputado 16 juegos entre amistosos y la fase de grupos de la Copa América. En su espalda carga con un rendimiento del 52% y un cambio de estilo que rompió con el legado del argentino Marcelo Bielsa, que enamoró al pueblo chileno.

La clasificación a cuartos de final del torneo americano fue un bálsamo para un equipo acostumbrado a ganar, pese a la derrota del lunes en Rio, 1-0 ante Uruguay, que le arrebató el liderato del Grupo C y obligó al cruce con los cafeteros, el viernes en Sao Paulo.

Aunque las críticas han bajado de grosor, son recurrentes las preguntas en ruedas de prensa de periodistas chilenos a jugadores sobre la continuidad de Rueda en caso de un fiasco. Incluso el DT ha protagonizado acaloradas discusiones con reporteros, una anomalía para un hombre con fama de sereno.

Hasta ahora sus dirigidos han cerrado filas en torno a él. "Tenemos una amistad. Hay confianza en lo que está haciendo y es un entrenador que nos está ayudando mucho a crecer, a levantarnos después de lo que pasó (no clasificar al Mundial)", dijo el mediocampista Arturo Vidal.

- El objetivo es Catar -

Rueda aterrizó en Santiago con dos objetivos, entre los cuales no era prioritario igualar a Argentina como único combinado en ganar tres veces consecutivas la competición de selecciones más antigua del mundo.

"La Copa América es una meta intermedia rumbo al Mundial de Catar-2022, estamos dispuestos a cumplir el proceso completo", dijo en abril.

Rueda clasificó a Honduras a Sudáfrica-2010 y a Ecuador a Brasil-2014.

Ahora el reto es buscar nuevos jugadores ante el envejecimiento de la generación chilena campeona de las dos últimas copas: Jean Beausejour tiene 35 años, Vidal 32, Gary Medel y Mauricio Isla 31, Alexis Sánchez y Charles Aránguiz 30.

En su currículo resalta la formación que hizo a la camada dorada de Colombia, que bajo sus órdenes quedó tercera en el Mundial Sub-20 de Emiratos Árabes en 2003. Por sus manos pasaron Radamel Falcao García, Abel Aguilar, Freddy Guarín o Macnelly Torres.

Pero en campos australes se le ha dificultado. En sus primeros juegos probó con hombres como Eugenio Mena, Felipe Mora, Diego Rubio, Enzo Roco, José Carlos Bizama o Lorenzo Reyes. Ninguno lo acompaña ahora en Brasil.

"Algunos jugadores fueron invitados a esta selección y se quedaron, otros quizás no tuvieron la oportunidad o no la aprovecharon y quizás no van a volver", comentó en noviembre.

Dentro de los que se quedaron están el portero Gabriel Arias, en reemplazo del excapitán Claudio Bravo, el volante Erick Pulgar por Marcelo Díaz y Gabriel Maripán por Gonzalo Jara, quien forma parte de la delegación en tierras brasileñas. Los tres son titulares.

Ahora su Colombia, a la que no consiguió llevar a Alemania-2006, se le planta de frente como testigo de su destino. A la columna cafetera que sobrevive a las últimas dos Copas del Mundo la conoce de sobra, y ella a él.

Con el portugués Carlos Queiroz, la Tricolor ha dado un salto de calidad. Finalizó líder del Grupo B, fue el único elenco en alcanzar puntaje perfecto en la primera fase y no ha recibido gol. Un hueso duro de roer para saltar a semifinales.

"Nosotros vamos por lo nuestro, Colombia por lo de ellos, esperemos que sea un lindo partido", avisó a Caracol Radio el asistente técnico de Chile, Bernardo Redín, vieja gloria del balompié colombiano.

GolTV LatinoAmérica

Programación
[email protected]

Ventas Afiliadas
[email protected]