Infantino, el cambio a marchas forzadas

El presidente de la FIFA, Gianni Infantino, persigue la recuperación a marchas forzadas de la instancia aún convaleciente y, para ello, necesita el apoyo que las 211 federaciones miembros deberán acordarle el jueves en Baréin, donde se celebra el 67º Congreso.

Para el sucesor de Joseph Blatter, elegido en febrero de 2016 y ya en campaña para su reelección en 2019, el cambio no espera, poco importan las reacciones algunas veces hostiles.

El último golpe de efecto: la no renovación anunciada el martes de dos responsables de la Comisión de Ética, que respaldaban las justicias estadounidense y suiza en la complicada erradicación de la corrupción en el fútbol.

El suizo Cornel Borbély y el alemán Hans-Joachim Eckert se hallan en el origen de la exclusión de Blatter y Michel Platini, sancionados por un polémico pago de 1,8 millones de euros del primero al segundo.

Esta misma comisión había abierto en 2016 una investigación preliminar contra Infantino, tras informaciones que se filtraron sobre la utilización de aviones privados, que terminó por ser archivada. Inmediatamente, los dos denunciantes que habían proporcionado la información a la comisión fueron despedidos.

El jueves, Infantino pedirá a las 211 federaciones miembros de la FIFA que validen el nombramiento de la magistrada colombiana María Claudia Rojas en sustitución de Borbély como presidenta de la Cámara de Instrucción y del griego Vassilios Skuris, expresidente del Tribunal Europeo de Justicia, para reemplazar a Eckert como presidente de la Cámara de Enjuiciamiento.

El cese de los responsables de la Comisión de Ética de la FIFA es un "revés para la lucha contra la corrupción", declaró el miércoles en Baréin Borbély, quien aseguró que conoció esta decisión a través de la prensa.

"El trabajo de la Comisión de Ética no convenía a algunos empleados y responsables de la FIFA", añadió el exfiscal del cantón de Zúrich que, debido a "la falta de transición" entre el actual y el nuevo equipo, está preocupado por cómo se seguirán tratando "cientos de casos todavía en instrucción".

Según una fuente cercana a la FIFA, los miembros del Consejo, en particular los de la UEFA, estiman que la organización y la Comisión de Ética "necesitaban aire fresco". "Su mandato de cuatro años ha expirado y parecen olvidar que no ocupan puestos de por vida", añade esta fuente para quien Borbély y Eckert "encarnan la era Blatter".

Algunos miembros de la FIFA se sorprenden de que la Comisión de Ética haya esperado a la intervención de la FBI en 2015 para reaccionar. Otros recuerdan que Eckert se opuso a la publicación del informe García...

- La limpieza continúa -

Desde su llegada, Infantino hizo limpieza interna con más de 80 salidas, algunas de ellas en condiciones bastantes duras. Todo "por asentar su autoridad y controlar mejor", según un miembro.

El experimentado jefe de la lucha antidopaje, el neurólogo checo Jiri Dvorak, se tuvo que ir, igual que Stefan Jost, el director del museo de la FIFA, creado en febrero de 2016 por Blatter.

Incluso, Infantino militó, en la sombra, en favor de nuevos presidentes de confederaciones continentales, que le son fieles.

De este modo, el italo-suizo fue acusado de injerencia en la elección del malgache Ahmad Ahmad, que puso fin a 29 años de reinado del camerunés Issa Hayatou en África.

La Comisión de Ética asegura que no se abrió ningún proceso formal contra Infantino, lo que no excluye una posible investigación preliminar.

En el seno del Consejo, el gobierno de la FIFA, Infantino también maniobró para reducir la oposición. En enero pasado, durante el voto de la ampliación de 32 a 48 selecciones a partir del Mundial de 2026, la UEFA también admitió haber sido obligada a seguir el punto de vista de otras confederaciones que apoyaban esta reforma para obtener más equipos clasificados.

Para dar pruebas de transparencia, Infantino, bajo la presión de un miembro de la UEFA, de la Confederación Africana y de la Conmebol, fue obligado a ampliar el proceso de candidatura para el Mundial-2026, aunque parece difícil que otra federación pueda hacer sombra al proyecto común EEUU/Canadá/México, gran favorito. El italo-suizo contaba acordar un periodo de exclusividad de un año a la candidatura norteamericana para completar el expediente.

El Congreso validará el jueves también el balance financiero de 2016 en números rojos de 369 millones de dólares (336,7 millones de euros) de pérdidas, debido sobre todo a los pagos por los procesos judiciales, al retraso en la firma de contratos de derechos de marketing y televisión y al aumento de las ayudas concedidas a las federaciones.

"A pesar de lo que ciertas personas tratan de escribir o decir, las finanzas de la FIFA son extremadamente sólidas", subrayó Infantino.

GolTV LatinoAmérica

Programación
[email protected]

Ventas Afiliadas
[email protected]