Eterno Maradona

Se fue uno de los más grandes jugadores que ha dado el fútbol a lo largo de la historia, para muchos el más grande.
El pibe que debutó con quince años en la primera división jugando para Argentinos Juniors frente a Talleres de Córdoba, un miércoles 20 de octubre de 1976, seguramente no se imaginaba todo lo que le vendría por delante por más de cuarenta y cuatro años.

Con la camiseta de Argentinos Juniors disputó 166 partidos anotando 116 goles.

Para 1981 llegó a uno de los equipos más populares del mundo, Boca Juniors, donde conquistó el Torneo Metropolitano, a partir de ahí, nació un el gran amor entre el “10 y la 12”, esta sería su primera etapa.

En el fútbol europeo recaló en primera instancia en el Barcelona de España donde ganó la Copa del Rey del año 1983, marcando 34 goles en 58 encuentros, en 1984 lo estaría recibiendo el Napoli, donde generó una de las mayores revoluciones no sólo futbolísticas, que el mundo haya conocido, con la llegada de Maradona, el fútbol del Sur, no sólo le disputó, sino que hizo sucumbir al poderoso Norte, ya nada sería igual.
Con el Napoli logró el Scudetto 1987 y 1990; la Copa de Italia 1987, la Copa UEFA 1989 y la Supercopa italiana 1991, marcó 115 goles en 259 partidos.

Para la temporada 1992-93, llegó nuevamente al fútbol español, al Sevilla que era dirigido por Carlos Salvador Bilardo, fue un período corto, sólo fueron 29 partidos, marcando 8 goles.

Newells Old Boys lo recibía en Argentina, para 1993, el lapso fue aún más corto que en el equipo andaluz, cinco encuentros y no marcó.

Pero el final con los pantalones cortos, no podía ser otro que con la camiseta xeneize, en dos etapas, temporada 1995-96, y en 1997, con la camiseta azul y oro, llegó a un total de 71 partidos con 35 goles.

El último encuentro fue en el Estadio Monumental de Núñez, en un clásico ante River Plate, triunfo de Boca Juniors por 2 a 1, fue el 25 de octubre de 1997.

La etapa con su verdadero amor, la camiseta de Argentina, llegó a lo máximo, sin lugar a dudas fue el mundial de México 1986, donde dio una demostración de fútbol inolvidable, de las mejores expresiones futbolísticas que el mundo entero haya podido ver, desde el gol a los ingleses cuando dejó por el camino a seis rivales, la “Mano de Dios”; los goles a Bélgica por la semifinales o mismo el pase a Jorge Burruchaga para el 3 a 2 en la final frente a Alemania. La gloria eterna.

Cómo juvenil también fue Campeón del Mundo en el año 1979 en Japón superaron en la final a la Unión Soviética por 3 a 1.

Disputó con la celeste y blanca jugó cuatro mundiales, España 1982, México 1986, Italia 1990 y Estados Unidos 1994.

Disputó 91 partidos con la Selección Argentina entre 1977 y 1994 y marcó 34 goles.

Este miércoles 25 de noviembre del 2020, se fue el mortal, pero seguirá viviendo la Leyenda.

GolTV LatinoAmérica

Programación
[email protected]

Ventas Afiliadas
[email protected]