Se cumplen 50 años del Mundial de los "Cinco Diez"

Para muchos el Mundial de México 1970 fue donde se desplegó el mejor futbol en la historia de las Copas del Mundo, siendo Brasil el principal abanderado para calificarlo de esta manera.

El scracht contaba, con Pelé, que a partir de la Copa del Mundo de Suecia, se transformó en el mejor jugador del mundo.
Brasil venía de levantar dos veces y de forma consecutiva la Copa Jules Rimet, en Suecia 1958 y Chile 1962, pero en Inglaterra 1966, fue eliminado en la serie que compartía con Bulgaria, Portugal y Hungría, Pelé había sufrido una verdadera “carnicería”, donde fue poco menos que retirado del magno torneo a base de golpes. Llegó hasta poner en duda su continuidad en el fútbol.

Pero cuatro años más tarde, todo fue diferente, una selección que estaba bajo la dirección técnica de Mario Lobo Zagallo, pero que había sido fecundada por Joao Saldanha, luego de  Inglaterra 1966, pero al tiempo fue cesado, algunos alegan cuestiones de tinte político fue la razón.

Zagallo, fue el creador de una delantera de ensueño, con los famosos “Cinco 10”, ellos eran, Pelé (Santos), Jairzinho (Botafogo), Gerson (Sao Paulo) y Tostao (Cruzeiro) y Rivelino (Corinthians), podría decirse, que con estos jugadores, la otra mitad acompañaría el andar de los “Diez”, pero también se trataba de muy buenos players, como lo era el capitán, Carlos Alberto, Everaldo, Clodoaldo, Wilson Piazza, Brito, sumándose el arquero Félix.

El mundial mexicano dio comienzo el 31 de mayo con el empate a cero, entre los locales y la Unión Soviética.

Pero el “Show norteño” se inició el 3 de junio con la goleada por 4 a 1 ante Checoslovaquia, Rivelino, Pelé y Jairzinho en dos oportunidades, sellaron la primera victoria.

El 7 de junio, Brasil tenía una prueba de fuego, se tenía que ver las caras con el vigente campeón del mundo, Inglaterra, partido ajustado, ya que se trataba de dos grandes equipos, con funcionalidades diferentes, que lo hacía por demás atractivo el choque.
Quedará para el mejor recuerdo, la que para muchos es la mejor atajada en la historia de los mundiales, Gordon Bancks, el arquero inglés, atajó una pelota de gol, tras un soberbio cabezazo de Pelé, que se metía abajo contra el palo derecho del guardameta, Bancks logró que el balón se fuera al tiro de esquina.

Pero el excelente goalkeeper inglés, no pudo, ante un fuerte disparo de Jairzinho que puso el único gol del encuentro, de esta manera Brasil ya quedaba clasificado a los cuartos de final.

El último partido del grupo 3, fue ante Rumania el 10 de junio, la victoria fue por 3 a 2, goles de Pelé en dos oportunidades y Jairzinho.

La siguiente ronda indicaba que Brasil debía medirse ante el segundo del Grupo 4, que era Perú, los incaicos venían de tener una gran actuación, logrando el segundo puesto detrás de Alemania Federal.

De esta manera se medirían dos escuelas muy parecidas en lo futbolístico, con la prioridad del buen manejo de balón, pensando principalmente en el arco contrario que el propio.

El duelo sudamericano se dio el 14 de junio, en un gran encuentro, Brasil se impuso 4 a 2, los goles continuaban siendo anotados por el grupo de los “Diez”, Rivelino, Tostao y Jairzinho (2).

Nuevamente, Brasil se metía entre los cuatro mejores del mundo, en su frente, tendría a un histórico rival, el que lo había marcado a fuego veinte años atrás en la famosa final del 16 de julio en el Estadio Maracaná, una huella que aún perdura, el rival era Uruguay.
Los celestes venían de derrotar a la Unión Soviética en el último minuto del alargue.
La fecha indicada, era el 17 de junio, Brasil, pudo soportar el 0 – 1 que había puesto en ventaja a Uruguay, el pie derecho de Luis Cubilla, pero antes de que los nervios le jugaran una mala pasada, Clodoaldo igualó las acciones a falta de un minuto para el final de la primera parte.

Ya en el segundo tiempo, Jairzinho y Rivelino cerca del término del encuentro pusieron el 3 a 1 definitivo, Brasil llegaba por cuarta vez en su historia a una final de Copa del Mundo.

En su frente tendría a otro bicampeón, Italia, que había clasificado tras ganarle en un increíble partido a Alemania Federal por 4 a 3, luego de igualar a 1 en los noventa minutos.

La final estaba fijada para el 21 de junio, se enfrentaban dos escuelas muy bien definidas, el jogo bonito de Brasil ante el catenaccio de Italia.

A los 18 minutos, Pelé abre el marcador tras soberbio golpe de cabeza, pero a los 37 minutos, Boninsegna aprovecha un error de la defensa rival, igualando las acciones.

Pero la segunda parte fue toda de Brasil, a los 66 minutos, Gerson desniveló tras un disparo fuera del área, cinco minutos más tarde, a los 71, Jairzinho aprovechó un balón en el área chica, anotando el 3 a 1, pero faltó la obra magistral, para cerrar un gran torneo de la verdeamarelha, comenzando tocando el balón desde su campo, para que Pelé habilitara a Carlos Alberto, y éste sacó un fuerte remate, para el 4 a 1 final.

De esta manera, se cerraba un capítulo futbolístico, que para muchos, ha sido la mejor demostración de la historia.

GolTV LatinoAmérica

Programación
[email protected]

Ventas Afiliadas
[email protected]