Defensa de Neymar pretende pagar USD 2,5 millones para cerrar procesos fiscales en Brasil

El delantero brasileño del PSG Neymar quiere dejar atrás los problemas fiscales en su país y pagará una multa de 2,5 millones de dólares para cerrar los procesos derivados de su etapa en el Santos y su polémico traspaso al Barcelona, afirmaron este viernes sus abogados.

"La defensa hizo una pericia y calculó que quedarían a pagar aproximadamente ocho millones de reales (unos 2,5 millones de dólares al cambio actual) y abonará ese valor, pese a que no esté de acuerdo con ello", afirmó el letrado Marcos Neder en conferencia de prensa.

"El proceso ya se alargó durante más de tres años y la intención es avanzar hacia la nueva fase que comenzó Neymar", añadió.

En septiembre de 2015, la Hacienda brasileña había bloqueado 188,8 millones de reales (55,7 millones de dólares al cambio promedio de ese año) en bienes del capitán de la Seleçao, resultantes de la suma de sus tributos impagos entre 2011 y 2013, así como de las multas e intereses.

Desde entonces, Neymar obtuvo algunas victorias, como el archivo de una causa penal y la reducción de la sanción, aunque el proceso fiscal todavía sigue abierto a la espera de que el fisco determine si acepta la cantidad propuesta por la defensa del jugador.

En el centro del litigio está la tributación de los derechos de imagen, un problema que, según sus abogados, ya no tendrá en París.

"El contrato con el PSG es muy simple, no trata de imagen, solo regula la relación entre patrón y empleado del PSG, siguiendo las reglas de la ley francesa", explicó el especialista Gustavo Xisto.

"Es 100% salario y no hay bonificaciones por productividad", añadió.

Pero su sorpresivo fichaje por el club francés -convertido en el mayor traspaso de la historia del fútbol-, ha dejado heridas abiertas en su anterior equipo que, molesto por sus negociaciones y posterior marcha a París, anunció que no pagaría la prima de renovación de 26 millones de euros estipulada en el último contrato.

Aquel compromiso, firmado el año pasado, preveía la estancia del 'crack' en el Barça hasta 2021.

Pese a todo, el equipo legal del jugador afirmó mantener una relación "muy buena" con el club catalán, por lo que esperan no tener que llegar a un pleito.

"El pago de la multa [la cláusula de rescisión de 222 millones] fue el cumplimiento de contrato, se cumplió lo que fue acordado y esperamos que el Barcelona cumpla también lo pactado y debido al atleta", aseguró el letrado Marcos Motta, uno de los especialistas en derecho deportivo que participó en la operación.

"En este momento no hay ninguna intención de acción en la FIFA, aunque todas las posibilidades existen (...) Los tribunales están para resolver este tipo de demandas", añadió.

Entre tanto, Neymar irá a juicio en España por un presunto delito de corrupción en su traspaso al FC Barcelona, un caso por el que también serán enjuiciados el actual dirigente del club y su antecesor.