El último duelo entre 'Zizou' el ganador y 'Lucho' el luchador

Zinedine Zidane y Luis Enrique se enfrentaron como jugadores y como entrenadores, y el clásico liguero Real Madrid-Barcelona del domingo (18h45 GMT) podría suponer la última confrontación entre estos dos hombres tan diferentes: 'Zizou' el 'ganador' y Lucho el 'luchador'.

A principios de marzo, Luis Enrique anunció que dejaría el Barça a final de temporada, agotado tras tres años en el exigente club azulgrana y, tal como explicó, su salida tiene que ver con su concepción del trabajo como una ocupación que se vive 24 horas al día.

- Apasionados -

"Eso significa pocas horas de descanso. Necesito descansar", dijo 'Lucho', de 46 años.

Un hombre de fuerte carácter que suele mostrarse irónico ante los periodistas que le hablan de todo salvo de fútbol. En la banda, transmite su pasión: tatuajes tribales y aspecto deportivo, el asturiano vibra y gesticula.

Exjugador del Real Madrid (1991-1996) y del Barcelona (1996-2004), este temperamental central se enganchó violentamente en abril de 2003 con Zidane, entonces mediocampista del Real Madrid (2001-2006). El francés le arañó el rostro, provocando un conato de altercado.

A los mandos del Real Madrid desde enero de 2016, Zidane, de 44 años, también es un auténtico apasionado, aunque lo demuestre menos: excampeón del mundo y Balón de Oro aclamado por todos, obtuvo sus licencias de entrenador y se atrevió a poner en juego su reputación para seguir sintiendo la emoción de los grandes partidos.

"He vivido eso como jugador, es mucha emoción, y revivirlo como entrenador está muy bien", dijo el martes tras su espectacular clasificación para semifinales de la Liga de Campeones ante el Bayern (2-1, 4-2 en la prórroga).

- Dos trayectorias -

El clásico del domingo enfrenta dos trayectorias exitosas: la de 'Lucho' con sus ocho trofeos de once posibles conseguidos con el Barcelona, incluida la 'Champions'-2015, y la de 'Zizou', que suma tres títulos de cinco con el Real Madrid, entre ellos la Liga de Campeones-2016.

Ahora ambos se juegan el título liguero, que sería el tercero para Luis Enrique y el primero para Zidane.

Y, pese a que el Barça (2º, 72 puntos) llega en peor posición frente al Real Madrid (1º, 75 puntos y un partido menos), el técnico barcelonista asegura que le gustan las situaciones difíciles.

"Soy un luchador, un tipo preparado para todo, pero especialmente para las dificultades", dijo el miércoles tras caer eliminado por la Juventus de Turín en los cuartos de final de la Liga de Campeones (0-3, 0-0).

"Me siento más cómodo cuando las cosas se tuercen y hay que superarse", aseguró.

Zidane, por su parte, se define como un "ganador" y lo ha probado estableciendo un nuevo récord de imbatibilidad en España: 40 partidos oficiales consecutivos sin perder, es decir, uno más que el anterior récord firmado por... Luis Enrique.

"Lo que me anima es que adoro ganar", resumió el técnico francés en noviembre.

- Dos líderes -

A pesar de sus estilos diferentes, los dos entrenadores son líderes y cuentan con la adhesión de sus equipos.

Mientras que Luis Enrique es de un carácter fuerte capaz de llegar al conflicto para imponer su visión, Zidane es un técnico carismático y al que se le escucha por su trayectoria.

"El día que vea que mis jugadores no me siguen, ese día lo dejo", dijo en una ocasión el asturiano.

"Me gustan todos mis jugadores, incluso los que juegan menos, estoy a fondo con ellos", dijo esta semana el marsellés.

Zidane disfruta con los entrenamientos. "Con lo que mis hombres me dan cada día, soy un hombre feliz", dijo con una amplia sonrisa a la prensa.

En resumen, son dos técnicos que no han olvidado la esencia de la palabra "entrenar": arrastrar a todo un equipo detrás de ellos y guiarlo hacia la cumbre de un clásico de altos vuelos el domingo.